Escudo Merced

Claustro bajo     

¡Pagina en construcción!

Arte

Claustro PrincipalEL MONASTERIO DE SANTA MARÍA DE EL OLIVAR

DE LA ORDEN DE LA MERCED

ESTERCUEL (Teruel)

fr, Juan Devesa, O. de M.

El monasterio de Santa María de El Olivar domina, desde su emplazamiento en la solana, un fértil valle regado por el Escuriza, aprendiz de río, cuyas aguas descienden de la Mezquitilla, y, enfilando el hocino de Gargallo, van por valles y angosturas a engrosar el Martín. El valle de El Olivar está situado a unos 700 metros de altitud sobre el nivel del mar, en la provincia de Teruel, entre Montalbán y Alcañiz, a 4 kilómetros de Estercuel, a 114 de la capital de la provincia y a 140 de Zaragoza. El clima templado y seco, la reconfortante sombra de los chopos y de los pinos, las abundantes y frescas aguas y la mística contemplación del cenobio mercedario han convertido al estrecho valle en oasis de paz y en codiciada fuente de salud.

EL SANTUARIO

Vista General del ConventoLa mole con el color del trigo maduro que, austera y sobria, preside la quietud del valle, es el feliz resultado de la conjugación de la obra de cantería y del capricho del ladrillo con el pertinaz maridaje de la cal y el canto.

En el actual edificio se distinguen dos elementos bien diferenciados: la iglesia y el convento propiamente dicho, constituyendo ambos un conjunto rectangular de aspecto herreriano.

A la iglesia y al convento actuales precedieron otras iglesias y otros conventos, desde las noches aquellas medievales en las que se incendiaba el olivar de don Gil de Atrosillo, señor de la cercana villa de Estercuel, con los resplandores que despedía una imagen de la Madre de Dios, con su hijo en brazos, que se mostró al pastor Pedro Nobés en el tronco de un olivo centenario.

EL CONVENTO

La humilde alquería de don Gil sirvió, desde luego, de habitación a los primeros religiosos mercedarios; pero ya en el siglo XIV se construyó el primer convento, situado al oeste de la ermita, y del que ha llegado hasta nosotros el cilíndrico pozo de su patio central (¡es el pozo que hoy está delante del atrio de la iglesia!).

El convento actual se construyó entre los años 1627 y 1632. Fue costeado, en su mayor parte, por el reverendísimo padre Juan Cebrián, mercedario, natural de Perales de Alfambra(Teruel), educado en El Olivar, elegido General de la Orden de la Merced el 22 de mayo de 1627, y que llegó a ser arzobispo de Zaragoza y virrey de Aragón.

El convento nuevo, de recia contextura, de planta casi cuadrada(43´60 por 39´70 metros), fue adosado a la pared sur de la iglesia. El edificio consta de dos claustros(bajo y alto) y de un pequeño patio interior descubierto. En dichos claustros y entorno al mencionado patio están dispuestas las distintas dependencias del convento.

Claustro bajo

Lo forman cuatro alas de 27´40 metros de longitud por 8´30 metros de anchura cada una. El techo está constituido por dos bóvedas de medio cañón sostenidas por arcos fajones apoyados en veinte pilastras de sección cruciforme(cinco por ala) y en las dos paredes maestras. La bóveda que estriba en la pared del patio interior es la más estrecha(2´77 metros de diámetro) y su ornamentación se reduce a simples fajas y molduras llanas de yeso; la otra bóveda(de 5´45 metros de diámetro) es magnífica y está profusamente decorada en toda su extensión, con rosetones y figuras geométricas. En los ángulos o puntos de intersección de dos bóvedas están colocadas airosas cúpulas.

En el claustro bajo todo es armonía, todo pureza de lineas, todo placer estético. A él dan varias dependencias monacales: la portería del convento, la majestuosa escalera de la comunidad para subir al claustro alto, la sala capitular, antigua librería, de bóveda hermoseada con los mismos motivos que adornan el claustro contiguo y con el escudo acuartelado del obispo Juan Cebrián sobre la puerta de entrada; la dala "De profundis", así llamada por ser el lugar en el que los religiosos, antes de pasar al comedor para la refacciones del mediodía y de la noche, rezaban el salmo 129, como responsorio por el eterno descanso de los hermanos difuntos, y el gran refectorio o comedor conventual cuya puerta de cuarterones se abre en el muro oeste de la sala "De profundis".

Claustro alto

En él impera la blancura de la cal con la curvilinea sencillez de la clásica bovedilla, entre vigas de madera, y a él se abren las puertas de las celdas o habitaciones de los religiosos, distribuidas a uno y otro lado de las espaciosas crujías. En el ala oeste del claustro se halla la capilla privada de la comunidad, y en el ala norte del mismo está el acceso al coro de la iglesia.

Patio interior

Patio o LunaEs un cuadrado de 8´60 metros de lado. Suministra luz(¡luz suave, matizada por el color ocre de sus paredes de ladrillo!) A las celdas interiores del claustro alto, a través de doce ventanas ajimezadas, e ilumina también el claustro bajo por los grandes ventanales en cuyos cristales campea el escudo de la Orden de la Merced.

PERSONAJES ILUSTRES

Entre los religiosos notables que se formaron en el convento mercedario de El Olivar, en el correr de los siglos, es obligado nombrar: al reverendísimo padre Jaime Llorens de la Mata, que, siendo General de la Orden de la Merced, dio comienzo a las obras del actual santuario de Santa María de El Olivar; al reverendísimo padre Juan Cebrián, que fue General de la Orden de la Merced, Obispo de Albarracín en 1632, Obispo de Teruel en 1635, Arzobispo de Zaragoza en 1644 y Virrey y Capitán General de Aragón; al padre Manuel Sancho Aguilar, cultísimo polígrafo; a los hermanos padres Faustino y Policarpo Gazulla Galve, historiador de fama internacional(el primero) y literato de altos vuelos(el segundo); a los padres Ramón Lisbona y Liborio Mir, inspirados poetas; al padre Bienvenido Lahoz Laínez, pensador profundo, y a los bienaventurados padres Mateo de Lana, Juan Martín, Antonio de Córdoba con fray Cipriano Herrero.

En la cripta-panteón de la iglesia reposan los restos de bienhechores del monasterio, tales como doña Teresa Bermúdez de Castro, vizcondesa de Castejón; don José Berenguer de Bardají, marqués de Cañizar y señor de Estercuel; don Luis de Palafox(hermano del heroe de Zaragoza), marqués de Lazán; don Joaquín Rebolledo de Palafox y Palafox y su esposa doña Vicenta de la Cerda y Palafox. Y en la misma cripta están depositadas las reliquias de los religiosos conventuales de El Olivar martirizados en 1936.

Vida

RESTAURACIÓN DEL MONASTERIO

Las expoliaciones, saqueos y devastaciones de los periodos de exclaustración de los dos últimos siglos (del 1811 al 1814, del 1836 al 1878 y del 1936 al 1939) fueron acontecimientos nefastos para el convento de Santa María de El Olivar, por la pérdida de todo su patrimonio artístico y cultural(retablos, imágenes, ornamentos, objetos de culto, colecciones de cuadros, biblioteca y archivo) y por el serio deterioro de tecgumbres, pisos y muros. El regreso de los religiosos mercedarios a su secular cenobio, en 1939, supuso el acondicionamiento de las dependencias indispensables para el desarrollo de la vida de comunidad, a la espera de la restauración sistemática del inmueble. Dicha restauración definitiva se programó y fue llevada a cabo en tres fases. En la primera fase(1973-1976) se rehicieron todos los tejados de la iglesia y del convento y se liberó la fachada norte de la iglesia de viejas construcciones adosadas que ocultaban el encanto de los contrafuertes y del alero mudéjares. La segunda fase(1985-1991) supuso la renovación deñ piso del claustro alto con la construcción de todas sus celdas, la reconstrucción de la escalera de comunidad, la restauración del refectorio y la sala capitular, el solado de claustros y dependencias y la limpieza y reparación de las fachadas exteriores. Y en la tercera fase(1993-1994) se ha rehabilitado y reestructurado el cuerpo del edificio colocado a modo de contrafuerte del ábside mudéjar de la iglesia, en el que se han acondicionado ocho nuevas habitaciones y los servicios de lavandería y calefacción.

Entre 1996 y 1997 se ha acometido la renovación de la zona de cocina y comedor de la Comunidad, realizando una estructura completamente nueva rematada por un artístico tejado de vigas de madera compuesta, que da a ambas dependencias una carácter acogedor de gran vistosidad.

En 1998 se ha iniciado la restauración de la iglesia (ver la sección de NOTICIAS en Comunidad.

Volver al Claustroclaustro


Ir directamente a la SALIDA
© 1997 Comunidad Mercedaria de El Olivar